Elecciones Generales 2015: El PP (I). La gestión.

Uno de los mantras que tiene uno que soportar cuando oye hablar del Partido Popular es el mantra-mito de la gestión. El mantra mito sostiene que el PP sabe gestionar los recursos y generar riqueza, pero lo cierto es que este mantra mito se cae cuando analizamos la realidad que nos rodea.

gestion construccionEs cierto que durante el gobierno de Aznar se produjo una notoria recuperación de una crisis que estaba sufriendo España. Aunque fue de una forma un tanto tramposa. España se descapitalizó vendiéndose (de mala forma, en muchos casos) casi todas las empresas públicas españolas. Y además se vendieron las rentables. Banca pública, telecomunicaciones, eléctricas, etc. Ello permitió disponer de una liquidez extra que permitió invertir en sectores de mucha demanda de empleo, pero poco valor añadido. Y de ello vino luego el boom de la construcción. Otro sector poco productivo, aunque muy demandante de empleo. España estaba descapitalizada, sin un plan a largo plazo y con poco fuelle para afrontar nuevos tiempos difíciles. Una solución cortoplacista pero que nos ponía al pie de los caballos en el largo plazo.

Y eso pasó durante el segundo gobierno de Zapatero. Ya entraremos en el PSOE, pero de momento centremos el análisis. El caso es que este mismo modelo de gestión se empleó en la Comunidad Valenciana. Mucho sector de construcción, mucha inversión megalómana, pero con poco retorno. Y una deuda acumulada impresionante. Gestión PP. Solamente ver la situación de la Comunidad Valenciana, una comunidad que no ha pasado por manos socialistas, ni de ningún otro partido, nos da una idea de la eficacia gestora del PP. Hay otros ejemplos, pero ese es suficientemente ilustrativo.

En esta crisis actual, el PP presume de haber salvado el país y haber conseguido limitar el paro. Sin embargo, esto sólo es cierto en parte. A pesar de los relativamente buenos datos de paro, lo cierto es que los empleos que se ofrecen son en su mayoría, menos que precarios. La media de ingresos por trabajador ha descendido hasta niveles de escándalo. Soy formador de personas desempleadas que buscan nuevos caminos para desempeñar sus labores. A veces, en medio del curso, algún alumno se va porque ha encontrado un trabajo. Cuando oyes las condiciones que se les ofrece, te apetece ponerte a llorar. Sueldos de risa, contratos de formación fraudulentos, a sabiendas que se va a mirar hacia otro lado, y muchas horas. No son datos sueltos. Basta con mirar las estadísticas. Esto está favorecido por un gobierno que además, te dice que la gente se queja por vicio, que 50 euros a la semana no está tan mal, mientras ellos disfrutan de salarios inflados con dietas que no consumen.

La política de empleo del PP es clara. Podría llegar a ser aceptable que el PP mantuviera una cierta flexibilidad a la pequeña empresa, pero en realidad esto le da igual. La flexibilidad que ellos buscan es para la gran empresa, que no la necesita. Mañana un puesto en el consejo de administración puede estar esperando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduce el numero que corresponde a esta operación aritmética: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.