Recuperación económica: Si, es posible, pero ¿en qué condiciones?

En España, los últimos datos parecen hablar de una ligera recuperación de la economía. Este es un dato que a todos nos debería alegrar y sin embargo, existen múltiples variables que hacen que debamos mantenernos prudentes y alejados de cualquier atisbo de euforia:

Gasto público y deuda pública.

Recuperación económicaAntes de la crisis España era uno de los países menos endeudados de la zona euro (un 36,3% sobre el PIB en 2007). En estos momentos nuestra deuda pública es, ni más ni menos que del 93,9% del PIB en 2013 y las previsiones apuntan que sobrepasaremos el 100% este año (o el que viene). Para frenar esta escalada de la deuda sólo se ha visto como solución el recorte del gasto público en salarios y poco más. El gobierno no se ha atrevido a atacar las fuentes de financiación de los partidos políticos. Diputaciones, Banca, Constructoras, Energéticas han visto dinero público inyectado en sus arcas mientras los salarios de los funcionarios decrecían hasta un 40% o más en muchos casos (no solo se tocaba el salario base en un 30% sino que además se eliminaban muchos complementos que eran lo que daba una recompensa más justa por el trabajo de muchos profesionales). Mientras tanto, se rescatan aeropuertos o autopistas que se construyeron sobre estudios de mercado claramente fraudulentos. Nadie ha pagado por ello. Esto se lo debemos al gobierno. Como mínimo se me ocurren dos medidas que reducirían drásticamente el gasto sin tener que retocar los salarios:

1.- Elimación de rescates a obras ruinosas y auditorías independientes de las contrataciones de dichas obras y de sus planes de viabilidad.

2.- Revisión del concordato con la Santa Sede y eliminación del sostenimiento económico por parte del Estado a las distintas confesiones del Estado.

Aparte de la nacionalización definitiva de las cajas rescatadas y la creación de una banca pública saneada.

Consumo.

Es cierto que se aprecian ciertos datos de recuperación del consumo. El ser humano no puede pasar 5 años sin consumir bienes que le produzcan una cierta alegría, más allá de los básicos. A la más minima señal de recuperación económica, aunque sea de datos maquillados, la gente consume. Sin embargo la recuperación del consumo es muy débil. Cualquier subida de precios la retendrá de nuevo porque los salarios no se recuperan. Ni se recupararán a medio plazo.

Afortunadamente siempre tendremos el consumo exterior. Países que salieron de la crisis tomando las medidas adecuadas. Si elimináramos los gastos públicos realmente superfluos permitiría la recuperación de parte del nivel salarial de nuestros empleados públicos. De ahí a la recuperación del consumo que permitiría también salir a flote a las empresas privadas hay un paso.

Empleo.

Datos positivos para el empleo. Sin embargo, la precariedad de los mismos y, sobre todo, los sectores en los que se apuntala le recuperación no permite echar las campanas al vuelo. Empleo público y turismo son dos sectores que permiten maquillar bien los números. El empleo público porque supone que por fin se están recuperando una mínima parte de puestos de trabajo que habían sido amortizados (no se habían vuelto a cubrir) durante los años duros de la crisis. Turismo porque supone que la recuperación no ocurre en España. sino fuera.

Poco o nada se sabe de los trabajos que suponen un valor añadido desde el punto de vista social. Ni I+D, ni trabajo altamente especializado. Esa fuerza productiva se va fuera. Se sigue yendo fuera.

Conclusión:

A mi todo esto de la crisis me suena a una tremenda estafa. Una estafa que permite mantener los beneficios de ciertas corporaciones (ahora lo llaman competitividad) a costa de los beneficios sociales y de los trabajadores. Cierto es que no podemos mantener cierto ritmo de vida. Cierto es que no podemos permitir la inflación de salarios en puestos poco cualificados como había pasado antes de la crisis. Pero también es cierto que no podemos seguir manteniendo a niveles de 2006 a partidos politicos, sindicatos, patronales, banca, confesiones religiosas, etc. Y sin embargo ahí siguen.

Una recuperación basada en pliares tan débiles tiene una vida corta. Espero equivocarme, pero hasta no mejorar el estatus actual (el mío y el de los que son como yo), creeré que la recuperación es frágil. Tiempo al tiempo.

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduce el numero que corresponde a esta operación aritmética: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.