República sí. Republicanos… me lo pienso.

No pocas veces viene a mi cabeza el viejo aforismo latino “Humanitatem amo, quod odi gentem”, aunque no sé de quien es, y ni siquiera sé si es realmente latino. Pero ahí queda. Una de las veces donde más recurrente se vuelve el recuerdo del aforismo es cuando oigo a los republicanos hablar de república. A los supuestos republicanos, claro. Mejor dicho, a algunos de ellos.

Y es que pocos temas se prestan tanto al populismo pancartero como este de la monarquía. No pocas razones existen para atacar esta anacrónica institución. Pero las que esgrimen muchos republicanos son tan pobres desde el punto de vista argumentativo que dan ganas de pasarse al bando contrario.

No pocas veces he preguntado a amigos repubicanos qué idea de república tienen ellos. Presidencialista, semipresidencialista, parlamentaria. La mayoría no lo sabe. La mayoría dice parlamentaria, porque le suena a más democrático pero, al saber que el presidente de la República no es elegido por el pueblo, saltan a la presidencialista. Y es cuando empieza el lío.

El argumentario de esos republicanos de pancarta y consigna (y banderita tricolor) suele reducirse a elementos totalmente accesorios y populistas. Que si el Rey no hace nada, que si gastan mucho y otros tantos argumentos tan pobres y poco sólidos como estos. El papel de un presidente de la República, en tanto jefe del Estado, no deja de ser igualmente pobre. Sobre todo en las parlamentarias. Distinto es en las presidencialistas, donde el Jefe del Estado es una auténtico jefe del ejecutivo y, como tal, tiene un enorme poder. No obstante, se da mejor en Estados fuertemente centralizados o con un sistema federal muy definido y, por decirlo de alguna manera, muy patriótico. Francia es el ejemplo de lo primero y USA de lo segundo. Difícil de introducir en España. Creo que nos vendría mejor un sistema parlamentario.

En cuanto al gasto que supone, diremos que la monarquía viene a resultar bastante más barata que las repúblicas. En principio los gastos vienen a ser los mismos, puesto que los gastos de representación son similares. En un caso para el uso del Rey y su familia, en el otro hacia el Presidente y la Primera Dama. La seguridad, el transporte y la manutención son similares. Pero es que un presidente de la República dimite y queda con la misma seguridad que antes. El mismo transporte y por supuesto, con una pensión. Es decir, venimos a multiplicar por tres o cuatro algunos de los gastos.

Tampoco es menos democrático un país por ser monárquico. En diversos países europeos de amplia tradición democrática sin que exista por ello el más mínimo menoscabo hacia las libertades individuales y sociales.

La crítica a la monarquía tiene que venir desde otros puntos de vista. La institución en sí es rancia y antidemocrática en su funcionamiento. No supone un ejemplo para nadie. Si queremos avanzar hacia una sociedad determinada por el mérito y el esfuerzo personal, nada tiene que aportar la monarquía como símbolo. Precisamente de eso no. También es muy criticable el mensaje de su neutralidad y por ello su especial fuerza para concitar voluntades. En ese sentido tenemos claramente el ejemplo español. También es cierto que la monarquía no hace nada por cambiarlo. Lo mínimo que cabría esperar de un jefe de Estado en España es que conociera los idiomas autonómicos. Al fin y al cabo un presidente de la República puede venir de cualquier campo y podría no haber tenido tiempo para hacer otras cosas, pero de un Rey, que toda la vida se está preparando para serlo, cabría esperar algo más. No obstante, creo que un presidente de la república, elegible bien por amplio consenso, bien por elección popular, tendría muchísimas más posibilidades de reunir voluntades que un Rey impuesto por la fuerza dinástica. Por último está el tema de la legitimidad. Si bien es cierto que la legitimidad de la monarquía viene, en estos momentos, de la Constitución, también es cierto que su legitimidad no arranca de ahí. Tiempos pasados, en los que el pueblo importaba bien poco, trajo esta dinastía como podría haber traído cualquier otra. El hecho de que la Constitución respete esa dinastía no muestra sino un momento de consenso en el que se transigió, pero no significa que se tenga que perpetuar en el tiempo, una vez que las circunstancias cambian.

Todos estos puntos, y alguno más, debería ser el centro de atención de tanto republicano de pancarta y poco seso. Evidentemente es más fácil de digerir lo otro. Cosas que pasan.

No a la tricolor.Quería dejar para el final algo que todavía me molesta más de los republicanos actuales. Esa manía por exhibir una bandera tricolor que sólo los representa a ellos. No soy muy de banderas, y tampoco moriría por la de España, como algún salvapatrias haría. Pero sí es cierto que por eso mismo no veo la importancia de cambiarlo. Bueno, tal vez sí. Creo que existe en buena parte de esos republicanos un oculto deseo revanchista. Es como ganar la Guerra Civil en diferido. Porque no tiene otro significado más que ese. La bandera tricolor sólo es de la Segunda República. Ni siquiera de la Primera. Fue debido a un error histórico. No tiene ningún sentido. Más, claro, el de tomarse cumplida venganza de la derrota del bando de la segunda república. Por ello, cuando veo a toda esta gente ondeando banderas tricolores pienso que, en realidad, están más por la instauración de la Segunda República bis que de la Tercera República. Y eso, personalmente, a mi me toca mucho las narices. No nos vendría mal pasar esa página. Recordarla, sí, pero no reavivarla ni revivirla. Creo que todos nos podríamos sentir integrados en una Tercera República. En una Segunda República bis, en cambio, solo se integraría media España. Y eso no sería bueno.

Written by 

6 thoughts on “República sí. Republicanos… me lo pienso.

  1. Te pongo el comentario que he puesto en el muro de Mauricio-José Schwarz cuando leí la noticia ahí

    Ya que se pone a comentar, qué menos que replicarle:
    – Francia no es presidencialista, como lo sería EEUU, sino semipresidencialista, tanto que se queja de las inexactitudes de otros poco tarda en meter la pata…
    – Un presidente de la República puede tener que dar cuentas ante la justicia incluso durante su mandato y puede dar con sus huesos en la cárcel. Azaña fue encausado en su momento (tema Casasviejas, luego fue absuelto), Chirac lo ha sido en Francia (si bien por cuestiones no relativas a su mandato presidencial), sin embargo aquí al JuanCa lo tenemos requeteblindado “por lo que pueda pasar” hasta por demandas civiles. Por cierto, el rey abdicado mantiene también su escolta y no me parece que no le quede una paguita.
    – En España la monarquía sí ha ido contra la democracia, no ya por los incidentes que sufrieron todos aquellos que intentaron enarbolar símbolos republicanos al paso de la comitiva real el día de la proclamación por poner un ejemplo o la criminalización que se realizó del republicanismo en aquellos días sino también por hechos como que en las primeras elecciones a cortes “democráticas” los partidos republicanos sencillamente no fueron legalizados, algo que le ocurrió a Alternativa Republicana Democrática Española, Izquierda Republicana o ERC. Tirando de hemeroteca de la época se puede seguir fácilmente todo esto. Con esas cortes lo que era imposible es que simplemente el debate del tipo de estado (república o monarquía) pudiera prosperar porque las cartas ya venían marcadas.
    – Esta monarquía es tan moderna que tenemos un rey porque la hija mayor no puede heredar la corona por ser mujer.
    – Sobre la bandera de la República, se da el hecho que malamente se puede decir lo que “no fue la de la primera” cuando ésta no tuvo ni tiempo de cambiarla porque su constitución no llegó a ser aprobada. Otros países cambiaron sus banderas al pasar de monarquía a república y lo de que se afiance socialmente es una cuestión de tiempo, Portugal dejó atrás los colores blanco y azul que lucían sus emblemas desde hace siglos con la proclamación de 1910, la bandera de Francia también cambió con la revolución francesa; si hablamos de orígenes rocambolescos tenemos la actual bandera italiana que viene de los colores de una bandera de voluntarios lombardos que luchaban con Napoleón o el de la ikurriña a partir de cambiarle los colores a la Union Jack y eso no les resta aceptación. Además de que el enarbolar hoy en día una bandera republicana tricolor manda un mensaje diáfano e inequívoco sobre lo republicano de la reivindicación, si se sustituyeran por gorros frigios o bustos de una marianne difícilmente nadie iba a captar el significado. Y no digamos de querer buscar un símbolo alternativo a día de hoy, algo que considero que carece de sentido suscitando el actual bastante acuerdo dentro de los republicanos y sin tener una institución, organismo o asociación de referencia que fuera capaz de proponer otro símbolo alternativo que pudiera ser aceptado por los republicanos en su conjunto.
    Y yo soy de los que quiere una tercera República más por lo que significaría una tercera y las posibilidades que tendría a día de hoy que por rememorar lo que pudo ser y no fue.
    Sobre lo de “pasar página” a día de hoy siguiendo en su sitio el Valle de los Caídos, por mencionar solo una cosa físicas más reconocibles de las que quedan, lo encuentro extemporáneo.

    Saludos

    1. Hola Luis. Admitiendo desde ya todas las enmiendas, que me da a mi la sensación de que no se corresponden totalmente con mi texto. Porque en el fondo no son más que puntualizaciones que acepto. Como el hecho de que Francia sea semipresidencialista (lo cual es un matiz que muchos tratados de Derecho político no aceptan, puesto que la inclusión de un primer ministro bastante nominal no elimina el carácter presidencialista de la república).

      En cuanto a los símbolos, reitero lo ya dicho arriba. Y en cuanto a lo del Valle de los Caidos. Si quiere lo demolemos. Y de paso demolemos todas las plazas mayores de España por haber sido lugar de ejecuciones durante la inquisición y ya de paso las catedrales.

      Las piedras son piedras y tienen los significados que si le quieran dar. Yo me conformaría con quitar de allí toda alusión al franquismo y poner un letrero enorme de “En memoria de todos aquellos que dieron su vida y su libertad por la construcción de este monumento a la locura”. Ya le digo que no hay nada mejor que las cosas que mantengan viva la memoria, pero sin actitudes revanchistas.

      Pasar página no es olvidar. Es, simplemente no intentar ganar 80 años después una guerra que perdimos todos.

  2. ¿Y qué bandera hay que exhibir para ser republicano? Estando de acuerdo con que algunos republicanos confunden república con república popular, ¿de verdad la Constitución del 31 es tan inasumible? ¿La ha leído usted?

  3. No he dicho que la Constitución del 31 sea inasumible. Se podrían cambiar pequeños detalles, pero no es inasumible.

    Lo que he dicho, y creo que no es tan raro, es que no entiendo a santo de qué el cambio de bandera, a no ser con intención revanchista, teniendo claro que incluso esa bandera tricolor es fruto de un error histórico.

    Las constituciones son fruto de un consenso. Se podría incluso utilizar la del ’78 con los cambios que fueran necesarios, o la del 31, me daría igual si se está de acuerdo. Pero utilizar la bandera tricolor me parecería un error. Sigo pensando que es revanchista e innecesario.

  4. Si no tienes nada agradable que decir, cállate. Estoy harto de esa gente como tu sin nada mejor que hacer que discriminar a los que no tienen la misma ideología. Son todo prejuicios y, ya de paso, aprende a respetar a los demás.
    Una república sería algo que bueno para España. Acabar con la desigualdad tanto de género como de raza, lanzar las libertades individuales de las que en día no poseemos.

    1. Me hace gracia que digas “discriminar a los que no tienen la misma ideología… aprende a respetar a los demás” y tu primera frase sea “si no tienes nada agradable que decir, cállate”. ERES UN FASCISTA. Con todas las letras. PUTO FASCISTA. Facha de mierda. ¿¿Mandas callar a los que piensan diferente?? FRANQUISTA DE MIERDA. FALANGISTA ASQUEROSO. Me hace gracia que digas “si no tienes nada agradable”. No inteligente, no interesante. “AGRADABLE”. Es decir. Si no me agrada lo que dices, entonces vete.

      Mira, fascista. Este blog es progresista. Aquí los fascistas no son bienvenidos. Y entiende una cosa. Las desigualdades de género y de raza se defienden desde el legislativo, no desde la forma de Estado. Mira la república italiana. Y dime si allí puedes hablar de “defensa de igualdad de género y raza”, por muy república que sea, facha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduce el numero que corresponde a esta operación aritmética: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.