Cataluña y Escocia. ¿Problema o catarsis?

Sin ánimo de ser exhaustivo, porque no es el caso de introducirse en berenjenales históricos, aunque luego en sede de comentarios, si llegan, se puede profundizar todo lo que se quiera, voy a comentar someramente por qué el caso catalán y el escocés no tienen mucho en común, por no decir nada y por qué, sin embargo, uno puede servir como ejemplo del otro.

Digamos en primer lugar que la génesis de ambos posibles estados es radicalmente diferente. Escocia fue independiente en un tiempo. Cataluña jamás lo ha sido. Hubo Reyes de Escocia. Reyes que se enfrentaron en guerras a los Reyes de Inglaterra. Hubo entre ellos guerras religiosas. La Escocia católica contra la Inglaterra protestante. Jamás hubo nada similar por parte de Cataluña. A pesar de los mitos constitutivos de los que hablan los nacionalistas, jamás hubo una corona de Cataluña. Ni nada que se le pareciera. Hubo un Reino de Aragón que en determinados momentos tuvo enfrentamientos con el Reino de Castilla, y en un momento determinado, un matrimonio que dió origen a un Estado, a una nación que mantuvo y mantiene fuertes lazos y también mantuvo y respetó las diferencias. Hasta tal punto que incluso hay que recordar a estos gilipollas nacionalistas que cuando fueron abolidos los fueros abolidas ciertas instituciones por los Decretos de Nueva Planta, se hizo porque Cataluña había tomado partido por el perdedor en la guerra de Sucesión. OJO, GUERRA DE SUCESION DE LA CORONA DE ESPAÑA. Nada de independencia catalana ni cosas parecidas, no.

Existe un fuerte sentimiento nacional en los escoceses. Tanto o más que en los catalanes. Es un insulto llamar a los escoceses ingleses. No tanto británicos. Hace muchos años que vienen reclamando la autonomía. Una autonomía, por cierto, similar a la catalana. Eso es lo que siempre han reclamado. Algo que en Gran Bretaña, curiosamente, no es bien aceptado. Pero son insistentes. No poca fama de cabezotas tienen los escoceses. De cabezotas y de tacaños. Y tanto han insistido que al final, en Londres han decidido acabar de una vez por todas con este galimatías… Con un referendum. Pero ojo… Desde Londres les han dicho. Mira, vamos al grano directamente. Nada de pasos intermedios, que sois muy cabezotas y muy pesados.. Votad la independencia ya… Según las encuestas, no llega al 20% el número de escoceses a favor de la independencia.

Y sobre esa premisa, para callarlos para siempre, es sobre la que han decidido hacer el referéndum y sobre lo que van a votar… Verás tú como ese mismo referéndum no se va a celebrar nunca en Irlanda del Norte. Ahí el tema estaría mucho más ajustado y el enfrentamiento armado es demasiado cercano.

¿Sería posible celebrar en España un referéndum de esas características? Entiendo que si. Posiblemente sin cambiar la constitución. Al fin y al cabo en la misma se dispone la organización del Estado. Esa organización del estado no cambiaría por la secesión de una comunidad. El resto del Estado podría organizarse igual. Con buena voluntad, todo es posible. La pregunta, entonces, es ¿sería deseable? Indudablemente supone un gran problema que llegaría incluso a adquirir dimensiones éticas. Un referéndum de estas características conlleva un montón de preguntas. Desde si afectaría a toda Cataluña como una circuncripción única hasta si debería votarse en el resto de España. Nada que no pueda resolverse con buena voluntad. E incluso con mala. Desde mi punto de vista una consulta de esas características, vinculante y con todas las cosas explicadas, no obtendría una victoria tan clara del SI.

Convocar un referéndum de estas características tendría dos efectos interesantes.

1.-Forzaría a retratarse definitivamente a esos nacionalismos victimistas y chantajistas y, por otro lado, obligaría a retratarse también a  la sociedad catalana y, en definitiva, nos obligaría a todos a presentar argumentos.

2.- Si ganara el SI, entraríamos en una nueva etapa del desarrollo europeo. Nada que no se pueda superar. Creo que lo pasarían peor los catalanes que el resto de España. Si ganara el NO, se podrían imponer condiciones a los perdedores. Suprimir la educación guiada y manipuladora actual, las legislaciones sobre rotulación, etc.

En definitiva, aunque es un caso diferente y con implicaciones diametralmente opuestas, el escocés podría ser un ejemplo de cómo, a efectos prácticos, un referéndum de estas características podría ser, antes que un problema, una solución catártica, una idea nada despreciable en los momentos que corren.

Written by 

3 thoughts on “Cataluña y Escocia. ¿Problema o catarsis?

  1.  
     Creo que el emplear calificativos como “gilipollas” para referirse a un colectivo le quita autoridad y credibilidad sobre la materia al autor que escribe sobre el tema que nos ocupa.
    Dicho esto, me gustaría puntualizar que el hecho de que un país no haya tenido nunca un rey, no lo hace menos país o nación. Sería como afirmar que la única forma de Estado posible es la monarquía. De todos es sabido que existen muchas otras formas posibles de Estado: repúblicas, etc.
    Sin más, paso a copiar textualmente lo que una amiga mía de origen gallego y nacida en Cataluña escribe sobre el tema ya que aporta datos históricos que pueden ser esclarecedores.
    Un saludo,
    María Eugenia                        
     
     
     
     
    “Vamos a ver… todos los que me conocéis bien, sabéis que me siento gallega hasta la médula pese a haber nacido en Catalunya. El sentirme gallega nada tiene que ver con la región delimitada en un mapa. Tiene que ver con una lengua, una música, unas costumbres, una historia, etc. En definitiva una IDENTIDAD. Galicia amigos, tiene una historia y no siempre estuvo gobernada por Franco o Fraga.

    Pero nací y vivo en Catalunya, tierra donde he crecido, aprendido, amado, reído, llorado, trabajado… Y una parte de mi corazoncito se siente catalán. Por eso cada vez que leo o escucho comentarios como que en la escuela se nos “CATALANIZA” o se nos educa en la “SEPARACIÓN”, la sangre me hierve. Pero más me hierve aún como estudiante y amante de la Historia (en general, no solo de Catalunya) cuando oigo a altos cargos del PP dar patadas a cientos de años de historia.

    Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso de los Diputados (fundado en 1834, un pelín más tarde que las Cortes Catalanas en 1192… os voy dando datos por eso del rigor histórico) nos dice que hay que “abrir los libros de historia y mirarlos sin prejuicios” para esta vena que les ha dado a los catalanes de querer ser como Escocia… en fin.

    También Miguel Ángel Rodríguez, ex portavoz del Gobierno de Aznar, nos dice que los catalanistas son o somos una secta y unos lloricas.

    Nos comenta González Pons, Vicesecretario de Estudios y programas del PP, que “CATALUNYA HA SIDO SIEMPRE PARTE DE ESPAÑA” (el primer monarca de ESPAÑA fue Amadeo I de Saboya en 1870, los anteriores lo fueron de Castilla… ¿Catalunya hemos dicho que tenia cortes desde?)

    Pero como casi siempre, la guinda al pastel la pone nuestra queridísima Esperanza Aguirre (como la echábamos de menos) que va y nos dice que “ESPAÑA ES UNA GRAN NACIÓN CON 3.000 AÑOS DE HISTORIA Y QUE ESO ES TODO LO QUE TIENEN QUE SABER LOS NIÑOS”. Vamos a ver Espe… Hace 3000 años ni existía Catalunya, ni existía España pero juraría que era la época en que moría David y Salomón se convertía en Rey de Israel… no sé.

    Para los que no lo sepan, los condados catalanes fueron oficialmente formados en el año 987 cuando el conde Borrell II de Barcelona de deshace del vasallaje que unía a Catalunya con Francia (fruto de la protección que ofreció Carlos Martel a Catalunya antes las incursiones musulmanas en la península a partir del 718) y se mantuvieron totalmente independientes hasta 1162, fecha en que se anexaron al Reino de Aragón formando la Corona de Aragón, y organizándose como una federación de estados medievales posteriormente (desde 1139 hasta 1479) respetando las singularidades de cada territorio y desarrollando una estructura política equivalente y similar entre sí: Cortes, Generalidades y Constituciones, coordinando la política exterior conjuntamente.
    Allá por el 1516 se unen las Coronas de Castilla y Aragón por problemas sucesorios en la segunda. Entendería que llegados a este punto, muchos piensen que aquí nace España, pero se equivoca. Se da una unión entre dos Coronas, pero se siguen manteniendo cortes, instituciones políticas, administración pública, lenguas y moneda. Tanto es el sentimiento de NACIÓN de CATALUNYA que en 1640 estalla la Guerra dels Segadors y Pau Clarís proclama la República Independiente de Catalunya en 1641 (no es algo nuevo de ahora señores). ESPAÑA tal y como se conoce (políticamente) nace con Felipe V y sus DECRETOS DE NUEVA PLANTA allá por el 1716 que ya antes había llenado de sangre Barcelona un 11 de Septiembre de 1714.

    Así pues, resumiendo, CATALUNYA SI HA SIDO INDEPENDIENTE. Lo fue 145 años por completo y después aliada con el Reino de Aragón otros 350 años aproximadamente. Conquistó territorios, lucho contra Castilla en varias ocasiones, escribió sus leyes, ganó y perdió guerras, creo su música, sus tradiciones y su carácter luchador.

    Ya está bien de REINVENTAR HISTORIA, esta es la que hay y hay que conocerla. Hay que entender el clamor de un pueblo, su sentimiento de nación y su ansia de libertad. Puede o no compartirse el concepto de independencia, pero JAMAS debe menospreciarse una cultura, pisotearla y manipularla para conseguir votantes o para dividir. YA ESTÁ BIEN.

    Y entiendo a los que defienden su nacionalidad catalana porque sé que ellos sienten lo mismo al escuchar una gralla que yo al escuchar una gaita. Tengo dos patrias, dos naciones: la gallega y la catalana y me siento orgullosa de mis dos lenguas y mis dos banderas. La diversidad es cultura, a ver si se enteran ya los ministros españoles.

    Por si no ha quedado claro, en las votaciones de Noviembre me decantaré por alguno de los partidos que apoyen el referéndum sobre la independencia. Porque por encima de todo, en política, está la libertad, que no se olviden. Preguntar al pueblo “que quiere” no es ilegal, debiera ser de obligado cumplimento. Las constituciones y las fronteras cambian, si no, no existiría la evolución.

    Y dicho esto… BONA NIT, BOAS NOITES. Y lo he escrito en castellano porque me da la gana, porque en Catalunya sabemos hablar más que un idioma. Y escribo Catalunya con NY porque me da la gana también y así es como estoy acostumbrada a hacerlo.”

    1. Permítame, ante todo, que elija un lenguaje no moderado en absoluto. Permítame, en segundo lugar, que no sea políticamente correcto. Permítame que elija que mis lectores, y las personas que decidan responderme, lean con absoluta libertad y contesten con la misma libertad a mis argumentos. Permítame que quede como gilipollas yo, si demuestran que mis argumentos son equivocados y que, en caso contrario, quede como tal quien decida contestar sin argumentos…

      Conozco el texto, lo conozco muy bien. Es un viral que anda circulando por internet con el mismo rigor histórico que el viral aquel de los 400.000 politicos españoles y el viral de lo que Hollande había hecho en sus días de gobierno. Todos ellos más falsos que un sello con la cara de Oriol Pujol, que ya le gustaría…

      1.- Cuando Borrell II corta la relación de vasallaje con los Reinos Francos, jamás adopta el nombre de Cataluña para sus condados, que sigue manteniendo con sus nombres originales. Una relación tipicamente feudal que de poco o nada sirven para forjar “la identidad nacional”. Decir que esa es una etapa de “Catalunya independent” es ridículo. Tanto como decir que Denia es una republica independiente porque un día fue un reino de taifas. Hablando de etapa feudal me da igual que hable de condes, príncipes o reyes. La base de poder es la misma, la misma legitimidad y la misma forma de ejercerlo. Es como mónaco hoy. No tiene rey. Todo el mundo lo considera una monarquía.

      2.- Rídiculo es decir que en el 1716 Barcelona se llena de sangre por defender su independencia. Vamos a ver si nos aclaramos. En la guerra de Sucesión española, Cataluña tomó partido por un sucesor a la corona de España que era mejor para sus intereses. No defendía a un conde de Barcelona. Defendía a un candidato para Rey de las Españas. Perdió. Y, como siempre en una guerra, perder tiene sus consecuencias… Poco importantes, si considera las que sufrió por ejemplo el Reino de Valencia (ese sí que era Reino). Pero los valencianos, más sufridos o, sencillamente, menos victimistas, no hicieron de ello abono de mala sangre.

      3.- La guerra de los segadores… Vamos a ver… En ese momento histórico había revueltas por toda España, como consecuencia de los malos gobiernos existentes. Fue un levantamiento contra el Virrey de Cataluña, catalán, Conde de Santa Coloma, por su mal gobierno. Cosas como esas han pasado muchas veces en la historia. De hecho, al final, los mismos campesinos que se sublevaron, terminaron atacando a Clarís y sus independentistas. Hasta tal punto que tuvieron que pedir ayuda a Richelieu (con tal de no pedirla a España), que inmediatamente envió tropas con intención de… convertir Cataluña en una provincia francesa, hasta tal punto que el Rey Luis XIII fue proclamado Conde de Barcelona. Como consecuencia de todo ello, Francia se quedó con el Rosellón y otros territorios transpirenaicos… Ah.. Los ejércitos franceses fueron sufragados obligatoriamente por los catalanes. Francia perdió unos cientos de hombres y se quedó con una cantidad importante de territorios. Hoy, por cierto, como son el sur de Francia, y por tanto, la parte pobre, no piden la independencia… Y eso que son tan catalanes como los catalanes españoles.. ¡¡¡Ridículo!!!

      4.- Con todo y con eso no estoy en contra del referendum… Las razones, ya están explicadas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduce el numero que corresponde a esta operación aritmética: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.