¿Es posible ser católico no practicante?

Católico no practicanteLa respuesta es categórica. NO, no es posible.

Por definición ser católico es ser miembro de la Santa Iglesia Católica, apostólica y Romana. No es como en un partido político que hay afiliados y simpatizantes. Aquí TODOS son afiliados, o no son.

Si no se pertenece a la Iglesia Católica se podrá ser en un grado o en otro, cristiano, pero no católico.

Hasta este punto todo claro. ¿No?

Siguiente punto: Una vez católico, ¿qué implica? Pues entre otras cosas, implica obediencia a los mandatos de la Iglesia. Sé que muchos católicos lo son de nombre. Que de católicos tienen lo que yo de budista, pero estaría bien recordarles que existen 5 Mandamientos de la Santa Madre Iglesia que algunos parecen olvidar. (De hecho hasta la propia madre iglesia los olvida). Si yo, siendo ateo, me los sé. ¿Por qué no los saben ellos? Uno de los motivos es que la propia Iglesia no los divulga mucho, no sea que se queden sin “católicos nominales”.  A ver si a la gente de pronto les da por “desapuntarse”.

Les recuerdo cuales son:

1. Oír Misa entera los domingos y fiestas de guardar.
Todos tenemos la obligación de emplear parte de nuestro tiempo para consagrarlo a Dios y darle culto, esta es una ley inscrita en el corazón. Es ley natural darle culto a Dios, y la Misa es el acto fundamental del culto católico. De este modo la Iglesia concreta el tercer mandamiento de la Ley de Dios y el deber de los cristianos es cumplirlo, además de ser sobre todo un inmenso privilegio y honor.

Este mandamiento exige a los fieles participar en la celebración eucarística, el día en que se conmemora la Resurrección de Cristo y en algunas fiestas litúrgicas importantes. El no cumplirlo es pecado grave para todos aquellos que tienen uso de razón y hayan cumplido los siete años. Para cumplir este precepto hay que hacerlo el día en que está mandado, no se puede suplir. Implica una presencia real, es decir, hay que estar ahí y hay que escucharla completa.

La Misa o sacrificio eucarístico del cuerpo y la sangre de Cristo, instituido por Él para perpetuar el sacrificio de la Cruz, es nuestro más digno esfuerzo que podemos hacer para acercarnos a Dios, y más útil para conseguir el aumento de la gracia.

2. Confesar los pecados graves cuando menos una vez al año, en peligro de muerte y si se ha de comulgar.
Hay que acudir a este sacramento – como todos los demás, signo sensible eficaz de la gracia, instituido por Cristo y confiado a la Iglesia – para asegurar la preparación para la Eucaristía mediante su recepción que continua la obra de conversión y perdón del Bautismo. No basta con acudir, sino que hay que cumplir con todos los requisitos que el sacramento impone. El asistir sin cumplir con los actos del penitente, se convierte en una confesión sacrílega. Esto no implica que la confesión frecuente no sea recomendable, sino todo lo contrario, para quienes quieren ir perfeccionando su vida, confesarse con frecuencia es uno de los mejores medios.

3. Comulgar por Pascua de Resurrección.
Este mandamiento garantiza un mínimo en la recepción del Cuerpo de Cristo. Siempre hay que comulgar en estado de gracia y cumplir con el ayuno eucarístico. Se debe de recibir la comunión dentro de la Misa, los enfermos incapacitados para asistir a Misa deben de recibir el viático.

4. Ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Iglesia.
Esto asegura los tiempos de ascesis y de penitencia que nos preparan para las fiestas litúrgicas y contribuyen a adquirir el dominio sobre nuestros instintos y la libertad de corazón. No implica que hacer penitencia durante todo el año no sea de provecho. 

La abstinencia es una práctica penitencial por la que se le ofrece a Dios el sacrificio de no tomar carne u otro alimento, recordando así y uniéndose a los dolores de Cristo por nuestros pecados. ¿Me obliga la abstinencia?


5. Ayudar a la Iglesia en sus necesidades.
El mandamiento señala la obligación de cada uno según sus posibilidades a ayudar a la Iglesia en sus necesidades materiales, para poder continuar con su misión. Las necesidades de la Iglesia son muchas.

La Iglesia fue querida por Nuestro Señor Jesucristo, su fundador. Ella vela por el bien de los fieles, su misión es ayudar a alcanzar la salvación. Como católicos debemos sentirnos parte de Ella, amándola y defendiéndola siempre.

 

Fuente: Catholic.net

Estos mandamientos son de obligado cumplimiento para el católico, bajo castigo de Pecado Mortal, según el catecismo de la Iglesia Católica.

Por tanto, omitir cualquiera de los mandamientos de la Santa Madre Iglesia va en contra del propio mandato eclesial. Si eres católico, ya puedes estar yendo a misa. Si no estás dispuesto a ir a misa TODOS LOS DOMINGOS, ya puedes estarte tranquilo y blasfemar todo lo que quieras. De todas formas estás en pecado mortal.

Por otro lado, la Iglesia debería tomarse al pie de la letra su quinto mandamiento y ser sostenida únicamente por sus numerosísimos fieles y dejar de arrastrarse detrás de los Presupuestos Generales del Estado.

Written by 

One thought on “¿Es posible ser católico no practicante?

  1. Yo hacia tiempo que no era catolico cuando le mande una carta al obispado para desapuntarme y lo consegui por negar a Jesus como Mesias.¡Genial!Cuando me tiro un pedo procuro apuntar hacia el oriente para que se vaya a Roma o Jerusalen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduce el numero que corresponde a esta operación aritmética: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.