¿Hay quien pueda negar el cambio climático?

En este artículo pretendo analizar los motivos de aquellos que niegan el cambio climático. Pretendo aclarar algunos de sus argumentos y, sobre todo quiero dejar claro que en estos momentos es irracional negarlo. Todo esto viene a cuento de haber leido hoy algunos tweets del máximo responsable económico del Partido Popular.

En tono jocoso, podría indicar que muchos de los negacionistas creen en el Diluvio Universal, del cual NO EXISTEN EVIDENCIAS, pero no creen, en cambio, en el cambio climático. Algo de lo que sí existen pruebas y modelos científicos que lo evidencian. A veces salen los políticos diciendo que conocen cientificios que niegan tales evidencias. Incluso algunos primos de algún político que es cientifico, sin especificar estudios, ni nombres.

Pero pasemos al grano y veamos algunos de los argumentos alegados por los negacionistas:

Argumento 1: Siempre ha habido cambio climático, como en las glaciaciones:

Si. Es cierto. La glaciación mejor documentada empezó hace unos 850 millones de años y finalizó hace unos 630 millones de años. 220 millones de años de glaciación, ni más ni menos. Esos cambios climáticos se producían durante eras completas. Tardaban milenios en completarse y milenios en desaparecer. El cambio climático en la actualidad está tardando décadas. La mano del hombre y la industrialización salvaje produce gases de efecto invernadero de forma masiva y acorta los tiempos de forma monstruosa. No es, por lo tanto, comparable a los efectos del cambio del eje terrestre, o de épocas de gran actividad volcánica.

Argumento 2: Si hay un calentamiento global. ¿Por qué hay olas de frio tan exageradas?

Bien. Lo intentaré explicar con un lenguaje llano. Básicamente la idea es que cuando en un sistema equilibrado, como es el clima en la tierra, se introduce un desequilibrio, todo el sistema tiende al caos, a la entropía. Es muy fácil de entender. El calentamiento global tiene muchos efectos sobre fenómenos como el calentamiento del agua. Eso hace que las corrientes marinas cambien su rumbo o produzcan fenómenos atmosféricos como el aumento de las precipitaciones. Se crean zonas de altas y bajas presiones más pronunciadas y eso también provoca corrientes en las capas altas de la atmósfera mucho más fuertes. Y al final los vientos pueden venir o del sur, provocando intensas olas de calor o del norte provocando intensas olas de frio.

Gráfica del aumento de la temperatura en el siglo XXI, apreciando una muy fuerte subida desde los años 80, confirmando el cambio climático.
Temperatura media Mundial

Lo que realmente importa es la media de las temperaturas y la tendencia de las mismas. Y estas no cesan de aumentar. Son estadísticas que pueden ser consultadas en cientos de webs. Recomiendo por su claridad las que podéis encontrar en la página de la Asociación Libre de Economía, según datos extraidos de la National Oceanic and Atmospheric Administration, del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Argumento 3: No hay que hacer saltar las alarmas, apenas son unas décimas de grado.

En primer lugar habría que decir que la suma de esas pocas décimas de grado son demoledoras. El gráfico de arriba lo demuestra. Desde la década de los 80 el calentamiento no ha dejado de subir, porque esas décimas son acumulativas. La tendendia es evidentemente al alza y no pasa como en el siglo XIX o principios del XX, que subía, pero también bajaba. Aquí la tendencia es evidentemente al alza. Después de un periodo de bajada vienen fuertes periodos de subida.

Aparte de que, como comentabamos en el punto primero, lo importante es que el equilibrio se ve perjudicado hasta por el más minimo cambio. La erupción de un volcán, por ejemplo, puede producir un pequeño cambio en el clima. Pero las erupciones de los volcanes son muy limitadas y cortas. Al final, las cosas vuelven a su cauce. No es así con la mano del hombre. La contaminación no cesa, es ilimitada y creciente.

Argumento 4: Bueno, aunque fuera así, el hombre puede revertirlo.

Si, pero no. Si la entropía llega a límites fuera de control, el hombre no podrá revertirlo fácilmente. No podremos devolver con facilidad las aguas a los polos y en ciudades como Valencia, La Habana o Londres va a hacer falta comprarse una piragua para ir de compras. Las consecuencias son incalculables.

Como se suele decir en estos casos, la decisión es tuya. Sólo tuya. En poca medida de forma individual, en mayor medida como país y en su totalidad como planeta. Tienes de un lado a la ciencia, que te advierte de la realidad del cambio climático, y de otro a gurús económicos que solo ven los resultados a muy corto plazo y siempre en función de su rendimiento económico. Personas que, al margen de todo, son maestros de poco e ignorantes de mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduce el numero que corresponde a esta operación aritmética: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.